Chile Violento

El otro día fui a cortarme el pelo, al notar el acento de la peluquera le pregunté si era española. Ahí me contó que era Chilena, pero que vivió cerca de 10 años en España y hace un año que regresó. Le pregunté que si era mucha la diferencia, me dio una respuesta que de primeras me sorprendió: “Acá la gente es muy violenta”. De enseguida pregunté si tenía que ver con las protestas o quizás con el metro, quién sabe, me dijo muy seria que No, es la gente en el trato, no aceptar diferentes opiniones y cómo rápidamente se atacan o se van a los golpes. Me habló de cómo somos de intolerantes, como nos alarmamos de lo diferente… Ella tenía mucha rabia.

Me dejó pensando y creo que la mujer tenía un punto, sobre todo pensando en las primarias tan recientes sobre todo. Criticamos a la candidata partiendo el argumento diciendo “La gorda” o “La guatona”. Criticamos al Presidente porque sí o porque no, que si lo hace o por si no lo hace. Independiente que uno pueda estar de acuerdo o no, ni siquiera que tenga que agradarle como persona: ¿Podemos empezar una opinión negando inmediatamente a la otra persona?  o de frentón aceptar que nuestra falta de argumento e ideas nos hace hablar así.

Sin embargo no deja de ser cierto que la violencia no partió ahora, como dijo el dirigente social Iván Fuentes en su momento, partió mucho antes cuando las desigualdades e injusticias que dejamos crecer violentaron a la gente. Hoy lo que vemos en las protestas es el florecimiento de radicales en un caldo de cultivo social que genera las desigualdades de la que somos parte.

Juanelo grafica perfectamente la “sorpresa” de las protestas

Pero aceptar la violencia lleva a invalidar todo lema por el que se lucha. Y al final nuevamente muchos quedan a merced de muy pocos, que de cierta forma ¿No es la misma razón por la que fueron a protestar?

Y es así como nadie recueda al otro día por qué era el Paro. De nuevo Juanelo bien clarito.

Al final estas actitudes no nos llevan a ningún lado. El improperio que usas para referirte a otra persona habla más sobre ti que sobre la persona a la que aludes, habla de tu desesperación, de tu falta de ideas y en consecuencia lo único que te queda es ser violento. ¿Será que las buenas prácticas y costumbres aplican con los que nos caen bien?

¿Qué construimos así? Qué ganas aparte de compartir la rabia con tus amigos, de expresar la desfachatez en Facebook o en las diferentes redes sociales. Leía por ahí que el Internet parece que es muy generoso porque le da palabra a aquellos que no debieran tenerla, más yo creo que le da palabra a los que no saben lo que es tenerla.

¿Después de todo esto eso me puedo sorprender de la apreciación de un Chile violento?

Lamentablemente pareciera que ser no.

sharing is caring...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Share on Reddit0Buffer this page

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge