Historias de Taxi

De vez en cuando entablo conversaciones con los taxistas, siempre les he tenido un gran respeto a los conductores teniendo un tío taxista y el papá de un amigo que más chicos nos llevaba a todo el grupo para arriba y abajo. En esta entrada repasaremos algunas de las historias que nos entregan los taxistas en nuestros caminos.

De cuentos, estafas y sueños frustrados

Se escuchan historias interesantes, varios saben muchas cosas…lugares y picadas que sólo alguien con su calle puede conocer. También los hay más tramposos, recuerdo una vez que Crystal y yo íbamos a un concierto y el taxista procedió a contarnos con sorna como estafaba a gringos y brasileños cobrándole la tarifa del viaje a cada pasajero o cobrando precios exagerados para ir a la parte alta de Santiago o $100.000 (USD $200) para ir a Viña del Mar. Nosotros escuchábamos y Crystal sólo asentía, nunca el truculento taxista se enteró que una norteamericana escuchaba su historia de cómo estafaba a sus compatriotas.

Foto: www.evenaderson.com
También están los que inventan historias como aquel que me dijo que el completo se inventó en un local de Vicuña Mackena u otros que tuvieron un pasado gloriosos en el fútbol siendo cadetes de Magallanes siendo pares de jugadores como Ivo Basay (ahora “director técnico” de fútbol) y cómo intentan no permitir que la historia de lesiones y fracasos se repitan con su hijo.

Las tristezas de una inmigrante regresada

En Mendoza nos tocó una taxista que al entererarse con Crystal empezó a hablar en inglés y nos contó una terrible historia de su hijo y ella en una vida como inmigrantes en Estados Unidos. Vivió 10 años de forma ilegal en distintos estados del país, se casó con un reverendo buscando la posibilidad de un Green Card. Sin embargo este “Hombre de Fe” varias veces abusó de ella y la golpeó cuando estaba embarazada, sufriendo una pérdida.

Foto: laleyyelorden.blogspot.com

Al dejar a su “marido” fue chantejeada por su ex en que la iba a poner en prisión por “dejar” su matrimonio, aprovechó de preguntar a Crystal por la legalidad de un matrimonio religioso en Estados Unidos. La cosa es que finalmente volvió a Argentina donde su hijo ya mayor no se puede acostumbrar de vuelta y quiere volver lo antes posible a Estados Unidos para poder enrolarse en el ejército ¿Por qué? Esas razones no nos quedaron muy claras. Su historia es chocante, nos impresionó su historia y apertura para contarla.

Profesional jubilado en São Paulo

Dentro de lo que he podido conversar en mi último viaje a Sao Paulo pude conversar por varios minutos con un taxista brasileño. Él me preguntó si hablaba inglés (afortunadamente porque mi portugués no me da en la fluidez necesaria para tener una conversación más profunda). Era un brasileño cuyo padre es japonés y su madre brasilera hija de japonés. Durante los noventa vivió un año y medio programando en Japón, trabajó con distintas compañías de telecomunicaciones como Ericksson o AT&T.

Una persona muy agradable que me contaba de sus proyecciones del país en 20 años…de los lugares a recorrer o recorrer con cuidado en la ciudad…de la policía brasilera, de la mexicana y de cómo casi lo secuestran en Venezuela. No se malentienda como una queja altanera, se nota el cariño por su tierra y gente al hablar, no lo dice con desdén, sólo da cuenta de una realidad que ve.

De como en Brasil le dicen que es japonés, pero en Japón al oírlo hablar notaban el acento y lo definían como no japonés. El que no es de acá ni de allá, pero al mismo tiempo de las dos partes ¿A alguno le suena cercano?

Una carrera que lo llevó a trabajar en distintas partes de Latino América… pero una enfermedad más un despido masivo de su última empresa lo obligaron a “retirarse” antes de los 47 años, con aún la necesidad de seguir trabajando, pero sin poder reintegrarse nuevamente a su profesión por estar muy “viejo”, pareciera que en el negocio de la tecnología tanto los aparatos como la persona quedan obsoletos rápidamente.
¿Alcanza el taxi para vivir? “Pues digamos que alcanza más para sobrevivir” me dice, pero hay que seguir luchando pues tiene una niña de 6 años. Me despido de forma muy efusiva y le doy las gracias por su conversación, me dan ganas de que nos volvamos a topar para saber cómo sigue, pero encontrar al mismo taxista en una ciudad de 20 millones parece cosa imposible….

Sólo queda preguntarme ¿Cuál será el relato del próximo taxi?
Foto: pulsosocial.com
sharing is caring...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on StumbleUpon0Share on LinkedIn0Share on Reddit0Buffer this page

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge