Los 4 Elementos

Me acuerdo que cuando era chico…cuando tenía unos 4 o 5 años… estaba cortando con ayuda de mi papá el bistec del almuerzo. Le pregunté mientras cortaba que qué pasaba si seguía cortando un trozo y ese lo volviéramos a cortar…supuse que lo podía seguir haciendo por siempre y llegando a pedazos más pequeños.

Mi papá me preguntó si esa idea lo había escuchado o visto en alguna parte, me contó que otras personas se habían cuestionado eso antes y que habían llegados a algunas ideas… creo que me mencionó algo de un “átomo”.

Los filósofos griegos, Aristóteles, creían que el proceso de división de algo material era infinito, o dicho de otro modo: afirmaban que la materia es continua. El espacio entre los astros estaría ocupado por la materia más sutil y perfecta: el éter.

Demócrito planteó que se podía llegar a un punto donde ya no se podría dividir más: lo único que existe son los átomos (sin división) y el vacío”.

Llegaron a la conclusión de que toda los cosas de las materias podían formarse de unos 4 elementos constituyentes: Fuego, Aire, Tierra y Agua

Distintas escuelas ocultistas, esotéricas han tomado estos elementos en su acervo. Si hasta los signos del zodiaco pertenecen a un elemento básico.

Pero quiero apuntar esto más allá del contexto filosófico/esotérico…yo sí pienso en lo que me gustan de estos cuatro elementos fundamentales…

  • Fuego: Siempre he encontrado atrapante quedarme observando una fogata…es hipnotizante… Tiene el elemento purificador del calor, de seguridad…pero también de destrucción cuando no se puede controlar.
  • Agua: Estar bajo el agua, nadar…en especial en un lago…es algo que relaja…como que da una sensación de remembranza de un estado natural anterior… La vista al mar o a un lago en vez del edificio que está al frente es impagable.
  • Aire: Siento que el aire es lo que más extraño en este momento, cuando llego a Valparaíso lo primero que hago es inhalar profundamente aire limpio…se siente la diferencia…el aire necesita fluir…el viento en la cara ya me es una sensación extraña (pero agradable) en Santiago… me hace sentir que habrá limpieza.
  • Tierra: El olor a tierra luego de una lluvia o de la tierra después de ser regada ilumina el día. Creo que es perfecto para partir un día. También pienso en las variedades de tonos del norte o en los intensos tonos de verde del sur. De la tierra venimos y a la tierra volveremos.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge