λóγος – LOGOS

“εν αρχη ην ο λογος και ο λογος ην προς τον θεον και θεος ην ο λογος”

“En el principio era el logos y el logos era con Dios el logos era Dios Juan 1:1

El Logos, derivado del griego, es la Palabra como la expresión del saber, el conocimiento y la verdad. También es considerado como la Razón, o sea el elemento más distintivo del ser humano, la capacidad biológica que nos diferencia del resto de los animales.

El Logos no es algo estático, es movimiento, es expresión. Es así como en español el Evangelio de Juan lo traduce como el “Verbo”, aunque en inglés es “word”.

Logos es un elemento importante en la filosofía clásica y de un profundo significado y diversas interpretaciones. En esta ocasión me quisiera centrar en el más cercano y simple para el día a día actual: La Palabra

Es familiar asociar la Palabra a un término religioso dado que el cristianismo es la religión imperante (considerando todas sus divisiones) en occidente. Se dice de la Palabra con mayúscula como la expresión de Dios al iluminar a sus profetas a comunicar su mensaje al resto de los hombres.

En lo estrictamente práctico la Palabra es el elemento más poderoso en nuestro día a día, parece que tiene algo de celestial. Podemos crear, alegrar, energizar e influir positivamente en nuestro alrededor dependiendo de cómo lo usamos. Pero es un arma de doble filo, su mal uso pude generar los peores de los daños irreparables.


Guerras se han levantado por el uso de la Palabra, por la ACCIÓN de ésta. Hitler movilizó a un país, a un sector del mundo hacia el mayor conflicto armado de la historia por la capacidad de dominar la Palabra.

Los medios de comunicación usan la Palabra. El que los domina, domina los sentimientos y sensaciones de sus pueblos. ¿Cómo explicamos que cada vez más y más personas esperan lo peor a la vuelta de la esquina? ¿No parece que el miedo es el mejor elemento de control y coerción que existe?

El que controla el miedo de la gente a través del buen uso de la Palabra hace esclavos inconscientes a toda una sociedad. Tengo la sensación de que muchos deseamos ser ciegos hoy, nos dejamos llevar por lo que nos dicen, lo que nos imponen y lo que asumimos.

La Palabra, el Razonar… Lo más básico del hombre es el “arma” más importante que tenemos para romper esta pseudo-esclavitud en la que vivimos. Es la Palabra de otros las que nos imponen, la que nos dan todo digerido y ni siquiera masticamos nos entregan.

Televisión, internet, diarios, conversaciones, películas son todos elementos que nos dan palabras para digerir. Algunos buscan hacernos creer verdades convenientes, otros sólo entretener (lo que no tiene nada de malo, pero no sólo de pan vive el hombre), otros buscan provocar (casi ofensivamente) como si eso fuese sinónimo de hacer pensar. Pero los menos nos buscan hacer pensar, a través de ideas expresadas de forma tolerante, formativa y educada. Pocos son los que nos tratan de imponer dogmas y darnos ideas para desarrollar la propia creencia de lo que es y de lo que no es.



Esta “arma” tan poderosa ha sido castigada y reprimida hasta el día de hoy, pasando por las masacres de pensadores cuyas balas eran sus palabras, pero que para sus enemigos podían hacer más bajas que la peor de las batallas. Porque el cambio real no es el impuesto, sino el que nace por forma propia…de la reflexión “True inspiration is impossible to fake” Inception 2010.
Que suenan, son balas me alcanzan,
me atrapan resiste, Víctor Jara no calla.
Matador..!!, matador..!! matador te están buscando
(…)
Me dicen el matador de los 100 barrios porteños

no tengo por qué tener miedo mis palabras son balas
balas de paz, balas de justicia
soy la voz de los que hicieron callar sin razón
por el solo hecho de pensar distinto, ay Dios
(…)



Pero no sólo ideales como la libertad tienen que ver con la palabra, sino también elementos tan cotidianos en cómo nos tratamos. En como una broma, una “talla” puede estar haciendo daño. 

El cómo nos tratamos, el respeto que debe existir en cómo nos hablamos. Esa “arma” de la Palabra la podemos estar usando contra nosotros, contra los que queremos y contra las personas con las que compartimos.

La próxima vez que vayas a usar nuestra máxima herramienta, lo que nos hace personas… cuestiónate cómo la estás usando… no vaya a ser que tu herramienta de libertad la estés usando para oprimir a otros…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge